Tendencias Lo más leído

Horror en Tenerife: Tomás Gimeno pasó casi 3 horas con los cuerpos sin vida de sus hijas

Las sedó y asfixió, y luego se deshizo de los cuerpos; las autoridades creen que podría estar vivo y lanzaron una orden de captura internacional.

Enlace copiado
Enlace copiado
Desde que asesinó a sus hijas y tiró sus cuerpos al mar, Tomás transcurrieron alrededor de tres horas | Foto: La Nación

Luego de que trascendiera que la Olivia Gimeno, la niña de 6 años que estaba desaparecida junto a su hermana menor y su padre en Tenerife y que fue hallada muerta en el mar, falleció como consecuencia de un edema agudo de pulmón, se dieron a conocer nuevos detalles sobre el caso. 

Según el Tribunal Superior de Justicia de Canarias, Tomás Gimeno, padre de las niñas y principal sospechoso de su secuestro, estuvo con los cuerpos sin vida de sus hijas durante casi tres horas, antes de deshacerse de ellos. Así lo informó el diario El Español.

Las pequenas Anna y Olivia Gimeno, desaparecidas el pasado 27 de abril en Canarias. Foto: Captura

Desde fines de mayo que Olivia y su hermana Anna, de un año, estaban desaparecidas, luego de que su padre las pasar a buscar para llevarlas a una cena. El cuerpo de Olivia fue encontrado el miércoles pasado, a 1000 metros de profundidad a tres millas náuticas (unos 5,5 kilómetros) de tierra firme dentro de una bolsa de deporte atada al ancla de la embarcación de su padre. Mientras, continúa la búsqueda del cuerpo de Anna, de un año, y de su padre, de 37, en una zona submarina acotada de pocos metros de la costa tinerfeña.

Olivia y Anna: qué es la "violencia vicaria" y qué tiene que ver con el caso de las dos niñas desaparecidas que conmociona a España

No se descarta que la posibilidad de que el hombre siga con vida, por lo que se emitió una orden de captura internacional por la presunta comisión de dos delitos agravados de homicidio y uno contra la integridad moral en el ámbito de la violencia de género -este último involucraría a su expareja y madre de las niñas, Beatriz Zimmermann-.

La desaparición y crimen

La tarde del 27 de abril, Tomás acordó con su expareja pasar la tarde con sus dos hijas, de 17 a 21. A las 17, se presentó en la casa de su exesposa para recoger a Anna. Luego fue a por Olivia a una práctica del colegio en Santa Cruz de Tenerife, en Islas Canarias. Posteriormente, dejó a la pequeña en casa de sus padres y a la mayor en clases de tenis. Luego, fue al puerto a probar su lancha.

Tomás Gimeno había acordado cenar con sus hijas y devolvérselas a su madre a las 21. Foto: Tomada de Instagram

Recogió a Olivia en el club de tenis y luego regresó a casa de sus padres, donde estuvo las dos niñas hasta las 19:26. De allí, se trasladó con ambas niñas a su finca en el municipio de Igueste de Candelaria, a la que arribó a las 19.47. A las 19.50 Olivia le envió a su madre un mensaje de voz en el que le decía que su padre le pedía que fuera a buscar unos cuadros a la finca. Ese mensaje fue lo último que se supo sobre el paradero de las menores.

Entre las 20 y las 21.05, Tomás sedó a sus dos hijas y las asfixió, según informó el medio español. Luego colocó los cuerpos en bolsas y los subió en el interior de su auto, un Audi A3 blanco. A las 21.05 abandonó la casa y fue nuevamente a lo de sus padres, con los cadáveres en el baúl. Allí, a las 21.13, dejó a escondidas a su perro y unas tarjetas de créditos, con sus claves.

También respondió una llamada de la madre de las niñas, quien había viajado a la finca para buscar los cuadros que le había encomendado su hija mayor en el mensaje de voz. La mujer aprovechó para decirle a su expareja que ya eran pasadas las 21 y que las niñas debían volver con ella. El hombre le respondió que iban a ir a comer algo y que luego se las llevaba.

Tomás Gimeno hizo una llamada a Beatriz Zimmermann y le dijo que nunca más vería a sus hijas.

 A las 21.27, Tomás llegó al embarcadero del Puerto Deportivo Marina de la Cruz de Tenerife. Allí hizo tres viajes del coche a la lancha Esquilón para llevar las bolsas con los cuerpos de las niñas dentro. A las 21.51, la madre de las niñas lo llamó y fue en ese momento en el que el hombre le dijo que nunca más volvería a ver a las niñas ni tampoco a él.

A las 22 horas, Tomás zarpó del puerto con los cuerpos de las niñas y 50 minutos después, arrojó las bolsas con los cadáveres al mar. A las 23.15 volvió al puerto, donde los agentes de la Guardia Civil lo sancionaron por incumplir el toque de queda impuesto por el Covid-19. El hombre se dirigió a su auto para mostrar los documentos y les dijo que iba a dormir en su barco.

Como se quedó sin batería, aprovechó y cargó su celular en el auto, luego, pasada media hora de la medianoche, volvió a su bote, volvió a zarpar y ya no regresó a tierra.

Desde que asesinó a sus hijas y tiró sus cuerpos al mar, transcurrieron alrededor de tres horas, durante los cuales el hombre estuvo con los cadáveres de las pequeñas.

Tags:

  • Tenerife
  • Tomás Gimeno
  • Tribunal Superior de Justicia de Canarias

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines