Revistas  / septimosentido Lo más leído

Relato | "La vida se ha parado para toda la familia"

Tía y sobrino de Flor García, desaparecida desde el 16 de marzo, estimulan en redes sociales una campaña para que el caso no caiga en el olvido. Como muchos otros más, desafían la recomendación del ministro de Seguridad Villatoro.

Enlace copiado
Símbolo. El caso de Flor García se ha convertido en un símbolo de la lucha de los familiares de los desaparecidos en El Salvador.

Símbolo. El caso de Flor García se ha convertido en un símbolo de la lucha de los familiares de los desaparecidos en El Salvador.

Enlace copiado

"Desde que uno sale de la casa va con la esperanza de que por fin sea el día en que nos digan que tienen algún indicio, o que ya por fin van a presentar la investigación del caso".

Jorge García es sobrino de Flor María García, quien desapareció el 16 de marzo cuando salía desde Cojutepeque hacia San Salvador. Una o dos veces por semana, los familiares salen de Sonsonate y viajan a Cojutepeque a reunirse con los fiscales del caso.

A veces, después de un viaje que dura entre 2 y 4 horas, solo puede ingresar uno de ellos para recibir las noticias. Jorge cuenta que la espera está siempre llena de ansias y todo se acaba con solo ver la cara de quien ha entrado a hablar con los representantes fiscales. "Uno siente decepción, siente molestia, porque las autoridades solo nos piden paciencia. Estamos como el primer día, pero con más incertidumbre", dice.

El caso de Flor García, madre de dos niños y pareja de Joel Valle, dentista, está en reserva, quiere decir que ni las autoridades ni la familia pueden ventilar información al respecto. "Eso es parte de la desesperación y la angustia en la que vivimos y que se hace más grande porque cada vez que vamos lo único que hacen las autoridades es pedirnos más tiempo, oír eso es terrible, porque, para nosotros, desde que ella desapareció, cada día es larguísimo".

“Uno siente decepción, siente molestia, porque solo nos piden paciencia. Estamos como en el primer día, pero con más incertidumbre”

Jorge García hace cuentas: hermana, tíos y él. Cinco familiares dejaron carrera y empleos en Estados Unidos para venir a acompañar la búsqueda de Flor García. Llegaron con un pasaje de avión con vigencia para dos semanas. Y ya casi cumplen tres meses aquí, en una activa búsqueda de Flor. "Yo no estaría tranquilo allá, ella era mi tía, pero en la práctica, yo la trataba como si fuera mi hermana mayor. Desde que no sabemos nada de ella, la vida se ha parado para toda la familia".

Jorge explica que la última vez que se reunieron con alguien de mayor jerarquía fue el 3 de abril, cuando la familia tuvo audiencia con Gustavo Villatoro, ministro de Justicia y Seguridad Pública, y con Mauricio Arriaza Chicas. En ese momento Flor llevaba 19 días desaparecida. La última vez que la vieron, de acuerdo con lo que se sabe hasta el momento, fue en el punto de buses de Cojutepeque. Flor salió de su casa a las 6:30 de la mañana hacia San Salvador para comprar insumos dentales para la clínica de Valle, según él ha declarado. Desde entonces, nada.

¿Adónde están? La semana pasada, organizaciones feministas pidieron a diputados atención para las desaparecidas, acceso a justicia y salud para las mujeres.

La familia se ha volcado en una campaña en redes sociales para que el caso no muera en el olvido. Isabel García, hermana de Flor, relató en un hilo de Twitter cómo la violencia ha tocado a su familia. Hace 14 años fue asesinada una tía de ella y hace 13 años la delincuencia también cegó la vida de su madre. "Éramos muy jóvenes para reaccionar", explicó respecto al caso de su tía. Cuando sucedió lo de su madre, señaló que: "También tuvimos miedo y solo esperamos que las autoridades hicieran Justicia".

Esta vez, escribió Isabel en la red social, es diferente: "Me tocaron a mi hermanita, a la que yo cuidaba, a la que yo llevaba al colegio y está fue la gota que derramó el vaso". La frase es respuesta a lo que el ministro Villatoro expresó el jueves 27 de mayo en una visita a la Asamblea. El funcionario dijo que los familiares de desaparecidos no deben publicar en las redes sociales los anuncios de las desapariciones de sus seres queridos.

"Las redes sociales no son mecanismo de denuncias de este tipo de crímenes. Les hago un llamado a los padres de familia a que tengamos responsabilidad en la información que estamos subiendo en las redes sociales. Han visto cómo otros malhechores y antisociales utilizan esta información para cometer otro tipo de delitos en contra de estas personas que hacen mal uso de las redes sociales", pidió Villatoro.

Para Isabel, la realidad es otra. "Acá estoy y esto no me lo inventé yo. Y no se terminará hasta que a mí me devuelvan a mi hermana #todossomosFLOR", publicó en su perfil de Twitter. En 2020, la Policía Nacional Civil registró 2,273 denuncias de personas desaparecidas.

Jorge García explica que como familia no harán ningún tipo de señalamiento específico. "En los comentarios en redes sociales hay gente que dice que hay que tomar la justicia en las manos, nosotros lo que queremos es que la Fiscalía haga su trabajo y que se esclarezca esto de manera bilateral. Queremos saber a dónde está mi tía, y queremos saber adónde ha estado todos estos días, queremos que nos lleven a dónde están todas estas respuestas".

Tags:

  • Cojutepeque
  • Flor

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines