Temas sensibles

Enlace copiado
Sandra de Barraza - Columnista de  LA PRENSA GRÁFICA

Sandra de Barraza - Columnista de  LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

La Encuesta para Evaluar la continuidad educativa, del Centro de Investigación de la Opinión Pública (CIOPS) de la Universidad Tecnológica de El Salvador (UTEC), registra que 70 % de la población encuestada respondió estar de acuerdo con la apertura de clases semipresenciales anunciadas después de Semana Santa y que 58 % considera que el sistema público y privado están preparados para hacerlo. El Banco Mundial estimó que los 13 meses de cierre en los centros escolares implican una reducción en el aprendizaje equivalente a 1.5 años respecto al nivel previo a la pandemia. Y para más, en la presencialidad, hay centros en los que hay que invertir el tiempo de docentes y alumnos en habilitar los espacios de enseñanza por las deterioradas condiciones de la infraestructura.

El aprendizaje se reduce 1.5 años como resultado del cierre y por la desigualdad en la disponibilidad de recursos tecnológicos para que docentes y alumnos continúen la educación a distancia, afirma el reportaje de LPG. Y además, la calidad de la educación está permanentemente amenazada por el ambiente escolar y la limitación de recursos. La pandemia nuevamente saca a luz las grandes y profundas diferencias en el acceso y en la calidad. Se estima que para cumplir con las exigencias académicas, nueve de cada 10 estudiantes utilizan datos para cargar el teléfono con las implicaciones que esto tiene en el presupuesto familiar.

El MINED anunció la distribución de computadores, priorizando a los estudiantes de bachillerato. Buena noticia para las familias pero sin información pública para dimensionar y valorar el esfuerzo. El MINED declaró reservado el acceso al público a la información sobre la entrega de computadoras y en esto también incluyeron estudios especializados de referencia para evaluar, proponer y decidir. Y, dentro de la información pública disponible, el MINED dio a conocer la deserción de estudiantes del sector privado, son 50,400 estudiantes menos que el año recién pasado los inscritos en ese sector como efecto de la pandemia.

La educación es un tema sensible para el desarrollo. Importa conocer y tomar conciencia generalizada sobre sus grandes debilidades para asumir responsablemente los retos. Esconder o tratar de suavizar el deterioro destacando la aceptación y puntuación de los ciudadanos, que con poco se conforman, a los funcionarios, amenaza la necesaria priorización en toma de decisiones. Se aplaude la inversión en primera infancia a través de crédito internacional, pero... ¿y tercer ciclo y bachillerato? Allí están concentrados problemas de pertinencia, de calidad y de cobertura. Se necesita visión compartida y compromiso responsable.

Los periodistas y los medios son otro tema sensible. Les están dando seguimiento, dijo públicamente el ministro de Justicia y Seguridad. Los acusa de hacer "apología del delito" y esto tuvo que aclararse. En una democracia que se ha enorgullecido por la libertad de expresión, declaraciones del funcionario tienen costos elevados. Los periodistas hacen y deben hacer su trabajo de informar para generar opinión pública. Esto todos debemos entenderlo y respetarlo.

Respetarlo porque, tal como han informado, los desaparecidos generan números contradictorios entre las autoridades responsables. No hay cifra oficial seguramente porque no quieren correr el riesgo de desprestigiar el Plan Control Territorial, ese plan que ha justificado millonarios recursos en préstamos internacionales y hasta fue motivo de invasión a la Asamblea Legislativa. Pero la cifra parece que la tendrá la comunidad, que sigue contando cuántas personas han desaparecido y esperando que aparezcan en alguna fosa. Dicen que allí está un policía desaparecido, ¿será posible?

Tags:

  • ministro
  • libertad de expresión
  • educación
  • periodistas
  • desaparecidos

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines