Lo mismo de siempre

Enlace copiado
Óscar Manuel Batres B. - Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Óscar Manuel Batres B. - Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Tristemente el mensaje presidencial del 1 de junio para dar cuenta a la población desde la Asamblea Legislativa sobre los resultados de sus primeros dos años de gestión, explicar la situación del país y exponer los planes para enfrentar los problemas y desafíos que tenemos no pasó de ser más de lo mismo de siempre: despotricar contra los adversarios políticos que representan una parte del pueblo salvadoreño y que, en un régimen democrático, también merece ser escuchado para conocer y atender sus necesidades, y no presentar, ni mucho menos explicar, las líneas generales de un plan con el que se va a afrontar los serios problemas que se vienen acumulando en el tiempo, y se han agravado durante su gestión como consecuencia de la pandemia.

Como siempre, el tono y contenido del mensaje volvió a parecer que el presidente continúa en campaña política, más que estar dedicado a trabajar para dirigir las acciones que tienen que tomarse para resolver los problemas el país. Sigue ocultando su falta de planes y propuestas con discursos dirigidos a las masas de seguidores en las redes sociales, y no a los miles de ciudadanos que con la pandemia han visto deteriorarse sus condiciones de vida; a aquellos que anhelan mayores oportunidades de trabajo y desarrollo, más que recibir paquetes de ayuda solidaria, y a los que quieren vivir en su país, más que dejarlo todo cuando deciden emigrar a otros países para superarse y asegurar un mejor sustento y desarrollo para sus familias.

El presidente debe saber que los resultados de la Encuesta realizada por este periódico para evaluar sus primeros dos años de gestión muestran que ha logrado mantener sus elevados niveles de popularidad a base de las ayudas momentáneas que la población ha recibido por la pandemia, más que por la atención a los problemas estructurales que nos ocasionan bajos niveles de productividad, bajos ingresos, pocas oportunidades de trabajo y bajas tasas de crecimiento.

El presidente sigue atacando a los partidos tradicionales. Sabe que eso es lo que le ha producido la acumulación de capital político ya que la mayoría de salvadoreños efectivamente queremos un cambio real en la clase política. Señaló que ha logrado cambiar el sistema político sin comprar gobernabilidad como lo hicieron ARENA y el FMLN, pero se olvidó que atrás, desde la mesa que presidía la sesión, lo observaba, escuchaba y le aplaudía uno de los políticos más oscuros y repugnantes que su partido eligió para dirigir la nueva Asamblea, a pesar de que desde hace tiempo se le vienen haciendo señalamientos de estar involucrado en hechos de corrupción, y que fue uno de los principales agentes de GANA para "venderle" gobernabilidad a los gobiernos anteriores. Son las cosas que con mucha habilidad discursiva el presidente tiene que soslayar para ocultarle a la población sus grandes contradicciones, y que son el motivo de la preocupación que se tiene dentro de los sectores con mayor capacidad crítica para observar, analizar y evaluar sus acciones, y el rumbo del país.

También es muy desafortunado que el presidente siga desconociendo los avances del proceso que lo llevó a él mismo a la Presidencia y siga pensando que los resultados electorales que lo tienen en el poder es lo mejor que el país ha tenido en 200 años cuando todavía no muestra líneas de acción para corregir ninguna de las fallas estructurales que el país presenta. Ciertamente ha tenido que lidiar con la pandemia, todos los gobernantes en cualquier parte del mundo están expuestos a situaciones inesperadas, pero paralelamente trabajan con sus equipos para proponer soluciones a los principales problemas de sus países.

Finalmente el presidente dijo que la comunidad internacional está confundida. Tiene razón. Además de confundida seguramente está desconcertada, porque hubieran creído que a estas alturas del proceso que hemos vivido los salvadoreños, estábamos mejor preparados para ser capaces de seleccionar dirigentes que tuvieran la preparación y madurez necesaria para seguir avanzando para consolidar y fortalecer nuestro sistema democrático. Lamentablemente está sucediendo todo lo contrario.

Tags:

  • lo mismo de siempre
  • pandemia
  • redes sociales
  • presidente
  • partidos

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines