La paradoja de los fenómenos sociales

Ningún líder tiene todas las capacidades y cualidades requeridas para resolver todos los problemas de un país, pero debe tener las mínimas necesarias para entender que son parte de un proceso que debe revisarse, ajustarse y mejorarse continuamente.

Enlace copiado
Óscar Manuel Batres B. - Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Óscar Manuel Batres B. - Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado
Audio

La paradoja de los fenómenos sociales

Es formidable y prodigiosa la capacidad que los seres humanos tenemos para innovar y encontrar soluciones a los fenómenos naturales y sociales que afectan a la humanidad, y el desarrollo de los países. Gracias a esa capacidad de innovación e investigación es que a lo largo de la historia ha habido notables avances, inventos y descubrimientos que han cambiado el mundo, provocando mayor progreso y mejorado la calidad de vida de los pueblos. Solo en los últimos 20 años hemos sido testigos de las grandes transformaciones que los avances tecnológicos en las comunicaciones y la información han provocado en el modo de vivir, producir y convivir.

Esos avances incuestionables contrastan con la incapacidad que la humanidad ha tenido para encontrar soluciones a grandes problemas que provocan dolor y sufrimiento a grandes capas de la población, con todas las consecuencias que esa situación acarrea en el desarrollo de los pueblos, y los círculos viciosos que generan y ocasionan que se vayan profundizando, ampliando y agravando los niveles de desigualdad, pobreza, hambre, exclusión social e inseguridad.

También ha habido adelantos importantes en las ciencias sociales, pero las acciones que han suscitado han sido insuficientes para aliviar la gravedad de los problemas, y reducir la brecha en los niveles de desarrollo entre los países en general, y las que existen al interior de cada sociedad, principalmente en los países en desarrollo.

Encontrar soluciones a los fenómenos sociales es mucho más complejo que la forma en que se pueden analizar, enfrentar y solucionar los fenómenos naturales debido a la gran cantidad de factores que determinan el comportamiento del hombre. Cada persona interpreta de diferente manera los acontecimientos, cada uno reacciona ante los problemas de manera diferente, porque también les afecta de manera diferente, y todos tenemos sentimientos, valores, emociones, aspiraciones y frustraciones diferentes. De manera general somos conscientes de los problemas que aquejan a toda la sociedad, pero tenemos visiones distintas sobre la forma en que pueden ser enfrentados y solucionados. Las dirigencias y los liderazgos sociales son los que tienen la gran tarea de reconocer las necesidades de la mayoría y cohesionar a toda la sociedad para trabajar unidos a pesar de esas diferencias y limitaciones.

El gran desafío que tiene cualquier sociedad es que la colectividad tenga la sabiduría para seleccionar los líderes que tienen la mejor preparación, vocación de servicio, capacidad para reconocer y entender sus limitaciones, y que puedan formar equipos de trabajo idóneos para enfrentar y resolver los problemas, a sabiendas que, con frecuencia, los recursos humanos y materiales de los que disponen para hacerles frente son insuficientes. Ningún líder tiene todas las capacidades y cualidades requeridas para resolver todos los problemas de un país, pero debe tener las mínimas necesarias para entender que son parte de un proceso que debe revisarse, ajustarse y mejorarse continuamente para avanzar en la búsqueda de entendimientos y soluciones para lograr mejores niveles de desarrollo, bienestar y seguridad a sus pueblos.

A los factores inherentes a la naturaleza del hombre, tenemos que sumar elementos fundamentales como los niveles educativos, culturales y políticos de los países. En América Latina especialmente, son factores que se vinieron descuidando históricamente porque fueron elementos que favorecieron el sometimiento, la dominación y la explotación de los pueblos y sus recursos. Hasta hace muy poco tiempo se llegó a reconocer que la democracia y la educación eran factores primordiales para potenciar mejores posibilidades para mejorar el desarrollo económico y social de los países, y que en la era de la revolución digital, en que estamos inmersos, se vuelve más crítica.

América Latina es una de las regiones más ricas en recursos naturales del planeta, pero tristemente continuamos teniendo bajos niveles de desarrollo económico y social porque no se ha tenido la capacidad para gestionarlos para beneficio de sus pueblos. Lamentablemente, a pesar de las malas experiencias, se siguen sufriendo los mismos problemas, y están siendo agravados por estar padeciendo endémicos problemas de gobernabilidad y de mala administración gubernamental. Venezuela y Cuba son casos ejemplares por el drama que viven sus pueblos, pero son factores, que salvo pocas excepciones, siguen estando presentes en todo el continente.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • fenómenos sociales
  • líder
  • colectividad
  • América Latina
  • problemas

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines