La educación virtual se quedará

Enlace copiado
Fidel López Eguizábal

Fidel López Eguizábal

Enlace copiado

La enseñanza online es más compleja que la educación presencial, el docente tiene que estar puliéndose en el proceso enseñanza-aprendizaje en modalidad virtual. En las plataformas virtuales se alojan Power Point, PDF, wikis, videos, podcast, exámenes virtuales, etcétera. En la educación online existe un vocabulario técnico, aplicaciones, tutoriales, entre otros componentes.

Según el docente Ricardo Francisco Reier, de la Universidad de Ávila, España, manifiesta: "Es más difícil impartir clases online... El hecho que hay pocos estudiantes conectados, la clase debe impartirse profesionalmente". "No es recomendable colocar una película, si esa, la pueden ver ellos luego". También, no es recomendable contar con material desfasado, recordemos que los alumnos van un paso adelante.

Los datos sobre el e-learning son sorprendentes, según la Universidad de Ávila, para 2025 el mercado e-learning crecerá en 325 billones de dólares; el e-learning aumenta las tasas de retención de aprendizajes entre un 25 % y un 60 %; una empresa como IBM ahorró 200 millones de dólares tras adoptar la modalidad online en capacitaciones a sus empleados; en 2017, en Estados Unidos había más de 7 millones de estudiantes universitarios online, casi el 35 % del total; en 2019, el 55 % de estudiantes a nivel mundial realizó un curso online; en 2018, el 15 % de estudiantes a nivel mundial había participado en un curso masivo en línea abierto (MOOC); en 2018, un 82 % de instituciones declaró que sus programas de educación online se dirigían a estudiantes adultos (pedagogía andragógica) que regresaban al mundo educativo después de un período de ausencia.

Vuelvo a recordar, un estudiante necesita prácticas educativas presenciales; aunque no todas las carreras universitarias lo deban ejecutar. Eso sí, las carreras como ingenierías, doctorados, entre otras, es menester de aplicar la práctica. Un estudiante de medicina, por ejemplo, puede recibir clases virtuales; luego, tiene que asistir a hospitales, clínicas y otros centros médicos a aplicar la teoría.

La educación virtual tiene sus bondades, el docente tiene que seguir aprendiendo y, actualmente, debe de pensarlo de dos maneras, sincrónica y asincrónica. El docente debe de saber aplicar la pedagogía virtual a dos públicos, el presencial y el virtual. Si la carrera es "nativa virtual", lógicamente, la plataforma debe estar alimentándose de material educativo las 24 horas. El estudiante buscará sus tareas y clases a la hora que pueda y donde esté. En El Salvador, ya se verifican muchas carreras universitarias 100 % virtuales.

No todo puede ser virtual, las carreras técnicas, como se mencionó, tienen que tener un espacio de prácticas; ejemplo, un bachillerato técnico. En El Salvador, la educación online en centros escolares se encuentra de esta manera: 1,521 centros escolares tienen conexión a internet, o sea el 34.53 % de 5,179; no todos los que estudian tienen computadoras y acceso a internet. La enseñanza virtual no puede ser exclusiva solo para los que cuentan con los recursos indispensables. La brecha digital debe mejorar.

En conclusión, la pandemia covid-19 aceleró más la educación virtual; en los centros educativos, debe de haber una clase híbrida (presencial y virtual). Escuelas, colegios y universidades seguirán con la educación semipresencial. El MINED debe de repensar más en una educación virtual donde se tengan todos los recursos tecnológicos y personal óptimo e idóneo. La educación virtual se quedará y debe planificarse mejor para tener una educación de calidad.

Tags:

  • educación virtual
  • prácticas
  • estudiantes
  • docente
  • pandemia

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines