Loading...

El régimen, indiferente ante la zozobra nacional

El país del que el régimen ha estado hablando en las intervenciones de Bukele y de su gabinete de seguridad no es el mismo en el que vive la mayoría de la población, rodeada de zozobra y miedo. Aparentemente hay zonas en las que ser joven y circular es una combinación peligrosa, un mapa de riesgo que los ciudadanos van conociendo por las malas y nunca de fuentes oficiales.

Enlace copiado
El régimen, indiferente ante la zozobra nacional

El régimen, indiferente ante la zozobra nacional

Enlace copiado

El gobierno sostiene que bajó "los índices de violencia a mínimos históricos". Y sin embargo, la población se siente cada vez más insegura. Que todas las semanas haya nuevos casos de desapariciones no abona a la ficción del régimen.

En su más reciente estudio de opinión pública, hace dos meses, LPG Datos estableció que la preocupación por la seguridad ha aumentado aceleradamente. Aunque no alcanza los niveles de los gobiernos anteriores, cuando casi seis de cada 10 salvadoreños consideraron a la delincuencia como el principal problema del país, un 22 por ciento de los encuestados coincidió en que es el motivo de preocupación más fuerte, superado sólo por el alto costo de la vida.

Chalchuapa ha sido en ese sentido un caso trascendental: aunque el ministerio público plantea que el horror de esa casa fue consecuencia de la sociopatía de un criminal, hay suficientes preguntas para considerar que la información brindada a regañadientes al público es incompleta. Y con el paso de las semanas, ha quedado instalada entre la nación la convicción de que no era la única fosa en la cual se han ido acumulando cadáveres el último año, ante la impensable indiferencia de la fuerza del Estado.

Entre fosas, cementerios clandestinos y desapariciones quedan sembradas inevitables dudas sobre la narrativa del control territorial, la disminución de los homicidios y la eficiencia del trabajo policial. El país del que el régimen ha estado hablando en las intervenciones de Bukele y de su gabinete de seguridad no es el mismo en el que vive la mayoría de la población, rodeada de zozobra y miedo. Aparentemente hay zonas en las que ser joven y circular es una combinación peligrosa, un mapa de riesgo que los ciudadanos van conociendo por las malas y nunca de fuentes oficiales.

¿La escalada de desapariciones es un signo o un mensaje? ¿Qué actores del mundo delincuencial se encuentran detrás de este método? ¿El objetivo es aterrorizar a la población y presionar a la institucionalidad, o estamos en un proceso irreversible de resquebrajamiento del equilibrio que mantuvo los homicidios en remisión?

Son apenas tres de las decenas de preguntas de la ciudadanía, y tristemente el oficialismo ha decidido continuar en clave de negación, haciendo aberrante politiquería alrededor del tema, convirtiéndolo en una trinchera contra las familias de las víctimas y contra el periodismo que busca respuestas. Es indigno que el titular de Seguridad dedique más tiempo a hablar de las marchas y a matizar los derechos constitucionales de asociación de la gente que a perseguir este flagelo de manera decisiva.

Ayer, mientras sus funcionarios relacionados con el tema mantenían un celoso mutis, indiferentes a la desazón de tantos jóvenes desaparecidos, el presidente anunciaba que El Salvador ha comprado nuevos bitcoines. Ya no es un choque de prioridades ni de énfasis, sino sólo la desconexión con la gente, con sus ansiedades y tragedia, reflejada con crudeza.

Pero es el adn de este régimen; es Bukele en su expresión más franca: cuando las estadísticas te han dejado de dar la razón, cuando la realidad te golpea en la cara, la única vía es negar la realidad y no ponerla sobre la mesa, no permitir que se meta en tu conversación ni en tu agenda aunque haya una nación llorando a sus desaparecidos e implorando por empatía y auxilio.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • regimen
  • zozobra nacional
  • gabinete de seguridad
  • desaparecidos

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines