Loading...

Lo más visto

Más de Opinión

El periodismo frente al populista

Sin democracia la sociedad y el periodista pierden la oportunidad de luchar en libertad por sus derechos. Por eso ante las amenazas, más periodismo, porque la información y la crítica serán siempre la mejor defensa contra quienes pretenden callarlo.

Enlace copiado
El periodismo frente al populista

El periodismo frente al populista

Enlace copiado

"El autoritarismo busca reinar en el silencio antes que escuchar las voces que perturban". Sergio Ramírez, Premio Cervantes 2017.

La libertad de expresión y la libertad de prensa son dos baluartes del régimen democrático. La primera nos garantiza a los ciudadanos solicitar información y emitir opiniones sin temor a ser reprimidos por expresarlas, la segunda nos permite informarnos desde el periodismo que ejerce control al poder y busca la verdad en los hechos.

El autócrata entiende el acceso a la información y la libertad de prensa como amenazas. Identifica en el periodismo un peligro que debe ser perseguido porque al proyectar a la sociedad la realidad basada en evidencia, el contraste y el análisis crítico en su debido contexto, puede despertar preguntas que antes no existían y un día, hacer caer al tirano.

El populista llega al poder por ser la representación discursiva de la indignación y la sed de venganza del abandonado pueblo y autoproclamarse como la única opción sobre la cual recae el exacerbado voto del descontento. Una rabia que radica en una sociedad que mayoritariamente no ha gozado de las mieles de la democracia y que es fácilmente cautivada por su líder a dar un salto al vacío autoritario, persiguiendo una esperanza.

Bajo la promesa de un futuro mejor y de las nuevas ideas, el autócrata desmantela paso a paso las instituciones de la democracia y aprovecha en ese afán a restringir el ejercicio libre de la prensa independiente en nombre del pueblo.

Pero el caudillo es tan solo un oportunista que se aprovecha de una coyuntura para acumular poder, no vive en la piel la exclusión social que lo alimenta, tampoco es una víctima del sistema. Más temprano que tarde ese sátrapa devela sus propios intereses, que no son los del pueblo. Y lo que un día fue una esperanza al otro se convierte en una pesadilla.

Es ahí donde está el periodismo, develando los personales intereses ocultos del poder populista. Remando contra la corriente de la opinión mayoritaria. Mientras el indignado aplaude, el periodista observa. No aclama al líder, lo cuestiona.

Por eso, a pesar de que hoy en día el régimen democrático se encuentra bajo ataque por el agotamiento de un sistema que no ha sido capaz de ofrecer soluciones transformadoras para las mayorías y de un periodismo que en muchas ocasiones ha fallado, la respuesta siempre será más y mejor democracia, que aún es posible, y no su desmantelamiento que consolida dictadores sedientos de aplausos.

Estas amenazas a la democracia y las libertades implican una responsabilidad indelegable para el periodista, aunque el tirano intente desvirtuarlo como un activista. El periodista también es un actor político y está llamado con su acción a corregir su relación distante con la realidad de la gente, poniendo en el centro las condiciones de vida de los ciudadanos para los que escribe sin quitar la lupa sobre las actuaciones del poder.

Porque si está en los principios básicos del periodismo ser un servicio de utilidad al público, la mejor lucha contra el ataque populista es revalorizar y llenar de contenido conceptos como democracia, libertad y prensa que hoy en día resultan vacíos para una sociedad escéptica. Y esta es una misión que solo se puede lograr desde el impacto del periodismo en las necesidades más inmediatas de las personas y no de espaldas a ellas.

Sin democracia la sociedad y el periodista pierden la oportunidad de luchar en libertad por sus derechos. Por eso ante las amenazas, más periodismo, porque la información y la crítica serán siempre la mejor defensa contra quienes pretenden callarlo.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • periodismo
  • populista
  • democracia
  • libertad
  • autócrata

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines