El peñón de los avistamientos en San Julián

Enlace copiado
Alejandro Gómez - Consultor OMT

Alejandro Gómez - Consultor OMT

Enlace copiado

Estamos en camino nuevamente.

Esta vez vamos con Gricelda hacia San Julián, Sonsonate. Hemos preparado el viaje durante una semana con Carmencita, nuestra amiga viajera, vamos a visitar unas propiedades de un amigo de ella, estamos a la búsqueda de una pequeña finca.

Salimos temprano y en poco tiempo (está a 45 minutos de San Salvador). El viaje tranquilo, sin mucho tráfico, al llegar al desvío entramos a la carretera que nos llevará a San Julián, es conocido por sus lácteos y el cultivo de bálsamo y la gallina india con salsa de alguashte. Nos enmarca el viaje una hermosa arboleda que da la impresión de atravesar un túnel con diferentes tonos de verde. Estuvimos frente al parque de San Julián disfrutando de un refrescante vaso de leche, ¡estaba sabrosa! Compramos pupusas para llevar y salimos hacia las propiedades.

Iniciamos la caminata para llegar a la más alta y distante, caminamos un poco y de pronto estuvimos frente a un peñón grande que sobresale en la cordillera, nuestro guía a quien identificaremos solo como el Doctor, y quien es el propietario de las fincas, nos da explicaciones sobre la propiedad y los cultivos, el acceso al agua y la energía. Recorrimos la propiedad de unas 9 manzanas de extensión, muchas pendientes, mucho esfuerzo y por momentos la falta del aliento.

Mientras hablábamos con el Doctor, quien es un excelente anfitrión, nos contó sobre los "avistamientos", al principio pensé que se había confundido de término; pero no, era real, el Peñón es un lugar que por alguna razón aparentemente sirve como un lugar para guiar naves que con frecuencia los vecinos reportan haber visto.

Obviamente hay muchos lugares en el mundo en donde la actividad ovni es muy frecuente y uno de esos lugares lo encuentra ahora en San Julián.

El Doctor, quien es una persona mayor (¡aunque con un espíritu muy jovial!), no habla de ovnis ni mucho menos, no lo vi interesado en el tema; pero sí describe con detalle lo que se dice han visto sobre el peñón. Él nació en San Julián y su vida ha transcurrido con un fuerte arraigo en esa ciudad. Según explica, los avistamientos suceden en diferentes momentos durante el año, aunque con más frecuencia en los meses de fin de año y el inicio de las lluvias en mayo-junio.

En sus relatos describe cómo de pronto aparecen luces intensas sobre el peñón, a veces blancas y algunas veces rojizas. Las luces a veces solitarias, otras veces en grupos de hasta 5 se han reportado, quedan fijas en un solo lugar por un tiempo y luego se mueven a gran velocidad hasta desaparecer de la misma manera que aparecen, a una velocidad vertiginosa. Él lo ha visto junto a su familia por las tardes, pero también han sido varios los campesinos de la zona que los han visto, lo que nos lleva a confirmar la idea que es un fenómeno frecuente. La zona no es una ruta aérea comercial y tampoco para la Fuerza Aérea, por lo que los aviones de cualquier tipo están descartados, lo mismo que los ahora populares drones.

Esto coincide con las teorías que desde los días de Carl Sagan, Erich von Däniken y más recientemente Giorgio A. Tsoukalos han expuesto sobre los agujeros de gusano, según la cual el viaje en el tiempo es posible y hay lugares en los cuales los avistamientos son frecuentes, como si estos fuesen, por alguna razón, los lugares donde salen estos objetos hacia nuestro tiempo y dimensión. Al igual que en Cusco hay un lago de los avistamientos, en nuestro país estamos frente a un peñón donde también aparecen y sobre lo cual no se ha conocido mucho.

No ha habido una investigación con los testigos para determinar la validez de los testimonios del Dr. Portillo y sus coterráneos, quienes no muestran mayor interés o emoción cuando hablan del fenómeno, según parece es un hecho frecuente al cual se han habituado. Salvo por uno de los relatos en donde se sorprendieron por la aparición un día de junio de 2020 de varios objetos volando o flotando sobre el peñón, al atardecer.

Según explican los teóricos, viajar grandes distancias es materialmente imposible a partir de la limitante de la velocidad de la luz, como lo explicó Einstein, sin embargo él consideraba que se podría hacer a partir de los agujeros de gusano, los que describía como "túneles" entre agujeros negros que conectan regiones distantes del Universo (Teoría de la Relatividad General). Si bien es cierto los agujeros de gusano aún están considerados como ciencia ficción, los avistamientos no lo son, están sucediendo ahí a la vista de todos en el peñón de San Julián.

El tema cobra relevancia ahora luego de las declaraciones del exdirector de Inteligencia Nacional de Estados Unidos John Ratcliffe, después de que el mismo Pentágono dio a conocer evidencia (videos) de "fenómenos aéreos no identificados". Se conoce que la CIA posee una herramienta llamada CREST (CIA Records Search Tool), que se hizo pública en 2017 y es un buscador de archivos desclasificados de la CIA.

Mientras estuvimos en la cima del cerro frente a la Cordillera del Bálsamo, pudimos disfrutar de las vistas, hacia el oriente y norte se extiende la cordillera Apaneca-Ilamatepec con sus majestuosos volcanes, Izalco, Santa Ana y el Cerro Verde, es realmente hermoso y el invierno que recién inicia ha vestido de diferentes tonos de verde el paisaje, como un lienzo que se viste para deleite de nuestros ojos.

Regresamos después de varios kilómetros recorridos, nos refrescamos frente la imponente Cordillera del Bálsamo y después de mucha y amena charla, emprendemos el camino a casa, ha sido un día especialmente agradable. Atrás queda San Julián con sus sabrosos lácteos, su gallina india horneada con alguashte, y sus misterios... la próxima visita será para quedarnos a dormir, empezaremos a buscar alojamiento y espero entonces atestiguar un avistamiento.

Tags:

  • peñón de los avistamientos
  • San Julián
  • Cordillera del Bálsamo
  • ovni

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines