Loading...

Medicina Legal verifica condiciones sanitarias de detenidos en el régimen

Fuentes internas del IML revelan que están accediendo a las cárceles para diagnosticar a los reos. Las complicaciones de salud de los detenidos son comunes por el hacinamiento y maltratos.

Enlace copiado
Acceso. Medicina Legal ingresó ayer al Centro Penitenciario La Esperanza.

Acceso. Medicina Legal ingresó ayer al Centro Penitenciario La Esperanza.

Enlace copiado

Al Centro Penitenciario La Esperanza, conocido como Mariona, no solo están llegando las familias que piden libertad para los presos. Dos vehículos del Instituto de Medicina Legal (IML) ingresaron y volvieron a salir en un plazo de una hora ayer por la mañana. "¿Será que ahí llevan a los reos muertos?", comenzaron a murmurar algunas mujeres.

Medicina Legal ha recibido, durante los últimos días, alrededor de 22 requerimientos de diferentes juzgados del país, sobre todo de San Salvador, para realizar reconocimientos de salud, corporales y de edad media, reveló una fuente interna del IML.

"Se están muriendo por las condiciones en que los tienen. No les dan comida, ni les permiten los kits de higiene personal. Los tienen a todos hacinados y las enfermedades se les están complicando", comentó una persona que tiene acceso a información sobre esta problemática.

Según declaraciones, las denuncias acerca de la salud de los reos están vinculadas a las condiciones en que el Estado mantiene a los privados de libertad tras las miles de capturas del régimen de excepción y a que los centros penitenciarios ya no dan abasto.

"Hay reos que están muriendo porque necesitan medicamentos y no los han recibido. Quieren dejar a varios en libertad que no tienen vínculos con pandillas, pero han tenido complicaciones. El miércoles murió un reo, ayer murió otro en el Hospital de la Zacamil, hoy uno más en el Rosales", aseveró la fuente, a quien se le brindó protección de identidad por seguridad.

LA PRENSA GRÁFICA documentó 11 casos de reos que han muerto durante el régimen de excepción. Algunos por negligencia médica por medicamentos, por golpes que han recibido y otros habrían sido asesinados por sus mismos compañeros. Estos son casos a los que se ha tenido acceso a través de testimonios.

No se sabe cuántos casos más haya, pero de lo que sí están seguros los familiares de los reclusos es de que "se está ocultando información sobre los privados de libertad que están muriendo".

"Están en condiciones infrahumanas, muchos de los que han capturado son inocentes, personas que además estaban en tratamientos médicos que no están recibiendo. El estado de salud de estas personas se ha agravado en los centros penitenciarios", continúa relatando la fuente.

No existe ni una sola cifra oficial sobre este aspecto del régimen de excepción. El Gobierno no se ha pronunciado por ninguna de las víctimas que, sin tener vínculos con pandillas o sin que se les abriera proceso judicial, han muerto tras ser capturados en este mes y medio.

Sin notificación

Durante el régimen de excepción de El Salvador, las familias ni siquiera tienen el derecho a ser notificadas cuando su familiar ha muerto.

"Algunos salen gravísimos de los centros penitenciarios y llegan a morir en los hospitales. Ni Medicina Legal ni ninguna otra autoridad está informando a las familias sobre la muerte de los reos, eso se está conociendo porque los de las funerarias buscan a las familias y les dicen que la persona ha muerto", denunció la fuente.

Asegura que el acceso del IML a las cárceles comenzó a darse desde hace aproximadamente una semana, cuando la situación comenzó a "agravarse" en el interior de los centros penitenciarios.

Sobre los reconocimientos corporales comentó que se trata de verificar las personas que poseen tatuajes alusivos a pandillas, por ejemplo. Asimismo, los reconocimientos de edad media para verificar capturas de menores de edad que están siendo procesados como adultos. Y del otro lado de la situación, mayores de edad que se están haciendo pasar por menores para ser juzgados diferente.

El primer reo fallecido en el régimen de excepción, según las investigaciones de este medio, es Walter Vladimir Sandoval Peñate. Murió cuatro días después de su detención, en el parqueo del Hospital Jorge Mazzini de Sonsonate.

Mauricio Alberto Flores Sorto murió el 15 de abril por posible negligencia médica en la prisión, luego de varios días sin recibir sus medicamentos para la hipertensión y ansiedad.

Al respecto, desde el miércoles pasado, ha podido observarse a los cientos de familias que están llegando al portón principal de Mariona para entregar medicamentos para los reclusos. El jueves ingresaron alrededor de 10 bolsas y ayer la gente seguía llevando.

Cientos de mujeres permanecen fuera de Mariona. Durante la noche la situación es la misma. Al escuchar que hay reos muriendo dentro, sueltan en llanto, mientras se consuelan unas con otras.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines