Loading...

Entrevista | "El aumento del ejército relega a la PNC a un rol minoritario": Tiziano Breda, analista del ICG

El experto en seguridad asegura que aumentar elementos militares   no reducirá la delincuencia,  que  es necesario implementar  otras medidas.

Enlace copiado
Entrevista |

Entrevista | "El aumento del ejército relega a la PNC a un rol minoritario": Tiziano Breda, analista del ICG

Enlace copiado

El Gobierno anunció que aumentarían los miembros militares en el doble, de 20 mil pasarán a 40 mil para brindar seguridad a las comunidades asediadas por las pandillas. LA PRENSA GRÁFICA habló con Tiziano Breda, analista en temas de seguridad y miembro del International Crisis Group (ICG) sobre estos cambios, y aseguró que la militarización en el país no evitará que pandillas sigan operando en las comunidades. Además, enfatizó que las medidas que está tomando el gobierno aumentarán el poder que tiene la FAES y que ello traerá graves consecuencias.

¿Qué impresiones tiene sobre el aumento de los militares en El Salvador?

Esa noción que una superioridad numérica equivale a una ventaja o una mayor fortaleza y un aumento en la capacidad para poder debilitar a esos grupos criminales que son las pandillas, es una concepción equivocada de esta naturaleza que son las pandillas.

Se anunció un aumento de 20 mil a 40 mil soldados para combatir la delincuencia, ¿qué piensa sobre ello?

Va a ser un problema presupuestario, yo me imagino que al final de tantas, si los cuarteles están diseñados por tener una cierta fuerza militar, pues el doble de elementos de equipamiento habrá problema de estructura, logístico, y también tienen un riesgo en términos de cuál es la capacitación que se les pueda dar a unos militares.

El ministro de Defensa, Francis Monroy dijo que cada 15 semanas se integrarían a nuevos elementos a las fuerzas. Si es así, es muy poco, y esto lleva otro riesgo que es el aumento de las competencias de las fuerzas militares.

Un ejemplo es el de Honduras, en primer lugar conlleva un problema de gestión, no solamente de seguridad pública sino de las protestas, que llevan una brutalidad mayor en la respuesta en este tipo de manifestaciones. También a raíz de la mayor participación del ejército y ahí hay un riesgo latente que puede convertirse en un brazo de control y de represión de alguna manera a otros tipos de fenómenos como pueden ser las disidencias sociales.

Lo curioso de este tema es que el presidente de la República dijo que el plan es para cinco años , pero a él solo le quedan tres años de gestión.

Hay planes que se desarrollan por varios años y no se implementan hasta el final, claramente puede ser un mensaje que de alguna manera tiene una posible intención de continuidad en el gobierno a través del mismo presidente o de alguna fila afiliada, pero me enfocaría más en los problemas que conlleva este plan si se concretiza a nivel de gestión de la seguridad pública de aumento del poder y de la influencia de las fuerzas armadas en tareas que no le deberían competir.

Cuando miro lo que está pasando en El Salvador intento compararlo con la situación en Honduras donde hemos visto un aumento de las competencias, una multiplicación de las unidades que responden a las fuerzas armadas. Donde aumenta su peso institucional y un vínculo estrecho con el poder ejecutivo que puede ser utilizado por gobiernos con tendencias autoritarias, que parece tener algunos rasgos, Bukele, como instrumento de represión y eleva las dependencias del ejecutivo con el apoyo del ejército.

¿Hacia dónde va la militarización de Honduras?

Se ha dificultado el acceso a la información pública, por ejemplo el control militar de centro penales, fuerzas de tarea, etc. Es una ambiente con sus propios reglamentos internos, es vertical y es difícil que se filtre información sobre lo que ocurre en otras partes de la administración de la seguridad pública, lo que dificulta también conocer qué está ocurriendo y formular propuestas para ver si se pueden dar cambios en las dinámicas de la violencia del país. Luego hay un problema de rendición de cuentas internas, ya que el ejército tiene sus propios mecanismos de juzgar y autoauditarse.

Acá en el país ya se están viendo esos problemas de acceso a la información pública. La FAES acá es un emblema del presidente.

En el largo plazo o mediano plazo, sobre todo es complicado lo que puede ocurrir porque será cada vez más difícil de revertirlo. En la medida que el ejército tenga más influencia, más peso político como de seguridad, será más difícil desencriptar su peso y exigirles transparencia.

El otro problema es que se sigue fortaleciendo un poco la idea de que el problema de seguridad en El Salvador sea de naturaleza militar, y se siguen debilitando otras opciones de seguridad en el tema de las pandillas que como Internacional Crisis Group abogamos que son la prevención, la rehabilitación de miembros de pandillas y la reivindicación.

La Fuerza Armada estaría realizando actividades que le competen a la PNC, ¿cómo quedaría esta institución con su trabajo?

Bukele tendrá que balancear un poco esta medida con otras que puedan favorecer a la Policía Nacional Civil (PNC), porque también es un elemento fundamental en cualquier gobierno que haya colaboración entre la PNC y la Fiscalía General de la República (FGR). Esperaría que hubiese una medida para balancear esta decisión en los próximos meses. El hecho de que en algún momento el ejército pueda llegar a un número de efectivos que sea el doble que la PNC en un país que no está en guerra, relega a la Policía Nacional a un rol minoritario y contrario a lo que debe ser la realidad el país.

¿Qué medidas debería de tomar el Gobierno para combatir la delincuencia en vez de aumentar los efectivos militares en las calles?

Que se impulsaran más medidas, como proyectos de inclusión de los jóvenes, de capacitación, oportunidades para intervenir en la prevención al reclutamiento de los jóvenes en barrios marginales. También creemos que es muy importante introducir legislación sobre rehabilitación para los integrantes de las pandillas. En lugar de invertir millonadas en salarios y equipamiento en militares, podría ser más eficaz fortalecer otras instituciones que están destinadas a investigar como la FGR y la PNC porque los militares no lo pueden hacer.


¿Quién es?

Tiziano Breda, Analista del ICG.

Trayectoria: Especialista en estudios de paz y resolución de conflictos. Asistente de investigación y defensa en Bruselas, Bélgica y en Bogotá, Colombia.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines