Don Eugenio convierte la miel en atados y batidos

La molienda de Eugenio Córdova es reconocida en Mercedes La Ceiba por sus buenos productos.

Enlace copiado
Enlace copiado
Proceso. Entre moler la caña y la cocción de su jugo se tarda hasta siete horas para obtener el atado y batidos.

Eugenio Córdova es el propietario de una molienda de caña de azúcar en Mercedes La Ceiba, un municipio ubicado al norte del departamento de La Paz.

Don Eugenio es un experto en la producción artesanal del dulce de panela y batidos. Aprendió este oficio desde niño, encontró la fórmula para lograr una buena producción, desde el cultivo de la caña, hasta la elaboración de miel, materia prima de la molienda en cada temporada.

Durante mucho tiempo fue mozo de moliendas en el sector, con el paso de los años decidió establecer su propia molienda. Le dedica "mucho tiempo", señaló.

"Desde que ‘medio paran’ las aguas (invierno) nosotros empezamos el trabajo, y luego, llega de nuevo el invierno pero siempre seguimos, la meta es no dejar caña para el siguiente año. Llevo diez años en esto, antes era mozo, pero luego me puse a moler, empecé a sembrar caña y luego me dediqué específicamente a esto, porque es mejor andar mandando y no que lo manden a uno", agregó Eugenio.

Recuperado. Eugenio aseguró que el confinamiento por la pandemia afectó su trabajo, pero que poco a poco se “repone”.

Aseguró que el trabajo en la molienda es bastante sacrificado, pero sus labores son muy valoradas porque con el paso del tiempo, la molienda se convirtió en su fuente de ingresos económicos para su familia.

Participa atento en todos los procesos, desde el cultivo de la caña, hasta la producción final: dulces de atado y batidos.

Verifica el molido de la caña, luego, con el juego, comienza el proceso de cocción y batido en los peroles con fuego intenso, hasta ponerlos en los moldes. "Lo que más cuesta es la cocción", enfatizó.

"Son cinco horas que se tarda la cocción de la miel, pero a eso le agregamos la molienda donde se saca el jugo y después el batido, al final son más de siete procesos. Por cada perolada se le gana $70 dólares al amarillo, pero al negro es diferente, se le gana un poco menos", mencionó.

También comentó que en el lugar son pocas las personas que se dedican a este rubro, a pesar de eso, los compradores por mayor, buscan el famoso dulce de atado que sirve para diferentes platillos culinarios, típicos de la región.

"Hasta la molienda llegan a buscar el batido, y cuando no, se lleva a la plaza en San Vicente, donde se venden rápido, gracias a Dios por eso no nos quejamos", sentenció don Eugenio.

Tags:

  • LaPaz
  • molienda
  • miel
  • caña

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines