La pandemia no paralizó a Acajutla

La principal terminal marítima salvadoreña se mantuvo activa incluso durante la cuarentena que se decretó en el país; sin embargo, vio caer ingresos y carga.

Enlace copiado
Análisis. La compañía surcoreana Dohwa Engineering ha sido contratada para elaborar un estudio de factibilidad para la modernización del puerto de Acajulta.

Análisis. La compañía surcoreana Dohwa Engineering ha sido contratada para elaborar un estudio de factibilidad para la modernización del puerto de Acajulta.

Enlace copiado

El puerto de Acajutla mantuvo su actividad a flote pese a la crisis económica que desencadenó la covid-19. Esta terminal, ubicada en la costa pacífica, es la principal puerta de entrada y salida para la carga marítima en El Salvador.

Su operación no se interrumpió incluso durante la estricta cuarentena decretada por el Gobierno.

Empero, su movimiento de carga no fue del todo inmune al impacto que supuso el nuevo virus en la logística y el comercio a nivel global.

Al cierre de 2020, el puerto de Acajutla movilizó 228,443 TEU, cifra que representó una caída del 11.2 % con respecto a la carga que se recibió en 2019, la cual totalizó 257,317 TEU, según datos de la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA), empresa pública a cargo de la administración de esta terminal.

Con la pandemia, una de las primeras medidas adoptadas en todo el mundo fue el enviar a las personas mayores o con enfermedades crónicas a sus hogares para que no se contagiaran, lo cual obligó a los puertos a reducir personal. "Al no haber personal calificado que sustituya a estas personas, los rendimientos de los puertos bajaron bastante", explica José Ricardo Cruz, gerente general de la naviera ONE Line en El Salvador.

“Esperamos para este año diversificar aún más la  cartera de negocios y lograr un crecimiento sólido, comparado con el periodo anterior”.

Diana Guardado, gerente de Desarrollo de Negocios de Mobu Logistics.

"El puerto de Los Ángeles fue el puerto con más afectación de estibadores enfermos de covid en la costa oeste de Estados Unidos. Al reducir la gente aumentaba el tiempo de trabajo de los buques, por lo tanto, se generó un embudo para los que estaban llegando y que querían descargar sus contenedores. En El Salvador se dio algo parecido, pero no fue tan drástico. Sí tuvimos problemas de reducción, y lo que yo aplaudo es que nunca se cerró el puerto", añade Cruz.

Ante la emergencia, "las navieras se volvieron clave para mantener el flujo de mercancías que necesitaba el país en el momento más crítico de la pandemia", señala Patricia Meléndez, presidenta de ARENEP, la gremial de las empresas que representan a las navieras en el país. Los barcos transportaron cientos de toneladas de alimentos, equipo de bioseguridad, medicamentos, entre otros productos.

Así como otras, estas empresas adaptaron sus operaciones a la nueva realidad.

"El desafío más importante fue tener que adecuarnos y adaptarnos para poder seguir operando, siguiendo siempre todos los protocolos establecidos", señala Alex Sagrera, gerente general de Agencias Navieras El Salvador, agentes de Evergreen Line.

Análisis. La compañía surcoreana Dohwa Engineering ha sido contratada para elaborar un estudio de factibilidad para la modernización del puerto de Acajulta.

Cuidar los ingresos y recuperar el crédito fue una de las medidas adoptadas por empresas como VAPE, representante de Seaboard Marine.

"Fue un año de prueba. El descenso en los primeros meses fue de un 80 % (en el movimiento de carga), era bien alarmante. Exportación no había casi nada, los barcos se iban prácticamente vacíos", recuerda Oscar Valiente Peña, subgerente de VAPE.

“Esperamos que en el 2021 podamos regresar a la tendencia creciente de movimientos de carga marítima, es decir, que la carga regrese a los niveles que se manejaban antes de la pandemia”.

Alex Sagrera, gerente general de Agencias Navieras El Salvador, agentes de Evergreen Line.

Diana Guardado, gerente de Desarrollo de Negocios de Mobu Logistics, anota que en 2020 mientras algunos de sus clientes eran afectados por la pandemia, otros lograron un crecimiento significativo.

"Lo anterior fue clave para que la empresa mantuviera sus operaciones estables. Esperamos para este año diversificar aún más la cartera de negocios y lograr un crecimiento sólido, comparado con el periodo anterior", comenta Guardado.

En la logística internacional, la pandemia desencadenó varios fenómenos. Uno de estos fue la escasez de contenedores. "China cerró, y no llevamos la misma cantidad de contenedores de regreso por el mismo cierre; muchos contenedores se quedaron en patios. Todos los contenedores se dejaron de retornar a la fábrica del mundo que es China, y ahí empieza la escasez", explica Ricardo Cruz.

La prioridad era bajar contenedores llenos y subirlos llenos a los barcos, así como mantener la estabilidad de los itinerarios en todos los puertos. Una vez abre Asia, se comenzaron a juntar los barcos pero con contenedores vacíos. Entonces se generó una ascenso en los volúmenes de exportación de Asia, y la saturación de los puertos. En 2020, las cargas en los puertos a nivel mundial se "dispararon", un hito histórico para Cruz. En esto fue determinante el aumento de la carga que se mueve entre China y América.

Proyecciones

Para este año los operadores proyectan mejores resultados. "Con mucho positivismo esperamos crecer, sin embargo, en los primeros dos meses de 2021 las importaciones y exportaciones se mantuvieron en un rango flat, siguiendo la línea de noviembre y diciembre 2020", señala Sagrera de Agencias Navieras El Salvador, agentes de Evergreen Line.

Aunque siempre hay incertidumbre. El desequilibrio persiste, y Cruz estima que esta situación podría mantenerse hasta finales de esta año o principios del próximo, debido a que los espacios en los barcos son limitados y la movilización de cajas es lenta.

En este contexto, CEPA ha dicho que prepara un proyecto de inversión en el puerto de Acajutla. La otra terminal que administra CEPA, el puerto de La Unión, no ha movilizado ningún TEU desde el 2013. La entidad prepara un nuevo proceso de concesión y recientemente presentó estudios para desarrollar un varadero y negocios pesqueros y turísticos en la zona.

"Tendrán que hacer ajustes en sus proyecciones de recuperación de la inversión, y siguen cargando el Puerto La Unión que sigue sin producir", comenta sobre este plan Omar Ramírez, expresidente de ARENEP.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines