Suben 300% detenciones de salvadoreños en frontera de EUA

De octubre de 2020 a mayo se reportan 26,984 adultos y 7,514 menores no acompañados detenidos por autoridades migratorias estadounidenses.

Enlace copiado
Frontera. La pandemia de covid-19 detuvo por un tiempo el flujo de migrantes en la frontera sur de Estados Unidos.

Frontera. La pandemia de covid-19 detuvo por un tiempo el flujo de migrantes en la frontera sur de Estados Unidos.

Enlace copiado

Las detenciones de salvadoreños en la frontera sur de Estados Unidos de América (EUA) se han incrementado en más de un 300 % en lo que va del presente año fiscal, comprendido desde octubre de 2020 hasta mayo de este año.

De acuerdo con información de la Agencia de Aduanas y Protección de Fronteras de EUA, y recopilada por LPG Datos, unidad de investigación social de LA PRENSA GRÁFICA, en dicho periodo, los grupos familiares de salvadoreños capturados en la frontera suman 15,336, lo que representa un incremento del 317 por ciento comparado con el año fiscal anterior.

En cuanto a los salvadoreños adultos detenidos por las autoridades de la administración, control y protección de las fronteras estadounidenses, estos suman a la fecha 26,984, lo que significa un crecimiento anual de 350 %. Además, los menores de edad no acompañados que fueron detenidos en esos ocho meses se han incrementado un 345 %, pasando de 1,690 en 2020 a 7,514 este año, según la información recogida por LPG Datos.

Un estudio de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES) señalaba en mayo que, aunque históricamente la cantidad de salvadoreños detenidos cada año ha sido inferior a la de guatemaltecos y hondureños, "se aprecia un incremento de detenciones de connacionales entre 2020 y 2021".

Previsible

De acuerdo con representantes de organizaciones civiles que trabajan con el tema de migrantes latinoamericanos, este comportamiento era, en cierto modo, ya de esperarse.

César Ríos, fundador y director ejecutivo del Instituto Salvadoreño del Migrante (INSAMI), explica que hay que tomar en cuenta la política migratoria del gobierno anterior de Estados Unidos y su eliminación de solicitud de asilo y refugio. Además, cuando el presidente Donald Trump salió de la administración, quedó "una cantidad muy grande" de personas migrantes en la zona de Guatemala y México, que pasaron ahí toda la pandemia de 2020 y una vez termina la emergencia, ellos siguen su camino y vuelven a intentar cruzar al frontera.

Sumados a ellos, están las personas que cada día van saliendo, entonces "el número tan elevado es por la acumulación anterior y las personas que se van".

Óscar Chacón, director ejecutivo de Alianza Americas, coincide en este punto y agrega que los factores estructurales (desigualdad económica, falta de empleo, inseguridad ciudadana, corrupción, abuso de poder oficial e impunidad) que han sido los detonantes de los flujos migratorios no han cambiado.

Además, la llegada del nuevo gobierno de EUA con Joe Biden como mandatario ha sido un factor importante en la estimulación de los flujos.

"No son verdaderamente sorprendentes (el incremento de las cifras), especialmente si se toma en cuenta el punto anterior, y se le añade el impacto de las tormentas tropicales Eta e Iota. Especialmente en Honduras y Guatemala. Creemos que dado el número de personas que se habían quedado a lo largo de México, la tendencia de incremento en la frontera estaba destinado a aumentar", manifiesta Chacón.

Sin embargo, pese a ese natural incremento luego del cierre por la pandemia de covid-19, el número de salvadoreños (adultos y menores de edad) está, incluso, por encima de años pre pandemia.

Ríos afirma que se había observado una disminución del flujo migratorio desde El Salvador motivado por las promesas de campaña y las expectativas generadas por el presidente de la República, Nayib Bukele. "Eso es bueno, generar esperanza, pero cuando las expectativas empiezan a comprobarse que no tienen solución a los problemas cotidianos, entonces vamos a volver a tener el mismo flujo migratorio que teníamos anteriormente", considera.

Un factor que preocupa al representante de Alianza Americas es que se siguen deteniendo a los menores de edad por más tiempo del permitido por la ley. Además, considera que el grado de transparencia con el que se ha manejado estas detenciones "genera muchas dudas", ya que actores claves gubernamentales y de la sociedad civil no hay podido fiscalizar el desempeño del gobierno.

"Esto es muy lamentable, pues no hay buenas razones de sentido común que justifiquen seguir privando de libertad a personas que lo que han cometido es una infracción administrativa", expresa.

Los expertos consultados consideran que, al ritmo actual, es muy probable que el año fiscal de EUA, que comenzó en octubre pasado, terminará siendo un año con números altos de detenciones de personas, pero seguramente no más elevados de los registrados en 1986, 1996 y 2002.

Un tema que brinda satisfacción al directos ejecutivo de INSAMI es el hecho de combinar el tema migratorio con el combate a la corrupción del Triángulo Norte.

"El tema migratorio ya no se le va atacar haciendo una campaña publicitaria, sino llegando a los problemas estructurales del país", acota.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines