El MUPI, 25 años conservando la memoria histórica

Este mes de junio el museo celebra una trayectoria ininterrumpida como una fuente de información cultural e histórica. Su archivo contiene más de 60 mil fotografías y diferentes elementos donados por la sociedad.

Enlace copiado
Carlos Henríquez Consalvi, director y fundador del MUPI asegura que la cultura, en el país, no es una prioridad.

Carlos Henríquez Consalvi, director y fundador del MUPI asegura que la cultura, en el país, no es una prioridad.

Enlace copiado

Desde hace 25 años el Museo de la Palabra y la Imagen (MUPI) es un espacio cultural que a través de sus exposiciones busca rescatar la memoria histórica de El Salvador. Cuenta con una enorme colección de archivos gráficos y documentales que se inauguró en junio de 1996.

El MUPI inició actividades con la presentación del libro "Luciérnagas en el Mozote" y la campaña "Contra el caos de la desmemoria", para rescatar archivos históricos en peligro de desaparecer. Y en septiembre de 1996 inauguró su primera exposición "La Huella de la Memoria", desde entonces ha producido más de 40 muestras.

"Para el rescate cultural e histórico era importantísimo crear un espacio que conservara estos archivos e hiciera propuestas al país, tenemos más de 60 mil fotografías, miles de manuscritos, centenares de obras de arte, y algo que nadie tiene en este país, una filmoteca con cine, todo a disposición de investigadores", explica Carlos Henríquez Consalvi, director y fundador del MUPI.

“Bordadoras de Memoria” realizados en un taller, en 2016, por mujeres en la Comunidad Segundo Montes.

Para Henríquez, en el país la cultura siempre ha viajado en el último tren de las prioridades, sin embargo, destaca el apoyo recibido por la sociedad salvadoreña interesada en rescatar y mostrar la historia, cultura e identidad.

Revela que durante estos 25 años el MUPI recibió archivos documentales, objetos, obras de arte, manuscritos de los principales pensadores, escritores, poetas y otros personajes, que se conservan y exhiben en el museo.

Recorrerlo es viajar por la historia del país, desde diversas expresiones culturales, temáticas y personajes. En las paredes de este centro cultural, se pueden explorar los acontecimientos del pasado acompañado de sus protagonistas.

Dentro de sus principales exposiciones se incluyen una sala introductoria a 1932, que con fotografías y objetos muestra cómo eran las comunidades en esa época; los archivos de Salvador Salazar Arrué, integrado por novelas, cuentos, pinturas y cartas; el archivo personal de Óscar Arnulfo Romero, que incluye más de 400 fotografías; además de una representación de la Radio Venceremos, entre otras muestras.

El MUPI cuenta con una gran colección de archivos gráficos y documentales.

Principales desafíos

Esta sala cultural no recibe apoyo del Gobierno y funciona gracias al apoyo de fondos que obtienen de diferentes convocatorias, que les permiten costear gastos de personal y servicios.

"Por el momento no tenemos apoyo del Estado de una forma constante, nosotros funcionamos porque participamos mucho en certámenes internacionales de cultura, por lo menos este año ganamos uno de los premios de educación y museos y otro muy importante a la innovación intercultural de Naciones Unidas", explica el director y aclara que también participan en convocatorias de la cooperación internacional, trabajan en programas de prevención de violencia o formación a docentes en memoria histórica.

Y como una estrategia para mantener sus públicos, realizan exposiciones ambulantes que son fáciles de transportar y atractivas, con las que recorren escuelas, iglesias y algunos sitios remotos de El Salvador.

El MUPI cuenta con una gran colección de archivos gráficos y documentales.

El impacto de la pandemia

En marzo de 2020 las disposiciones del Gobierno central obligaron a los espacios públicos y culturales a cerrar sus puertas por la pandemia de covid-19. Los tradicionales recorridos educativos y de esparcimiento quedaron suspendidos hasta nuevo aviso.

Sin embargo, el MUPI convirtió el confinamiento en una oportunidad, y comenzaron a digitalizar algunos de sus archivos: films, videos, audios, por ejemplo.

Posteriormente, los compartieron para apoyar el esfuerzo del Ministerio de Educación en sus clases virtuales. Además, convocaron a la sociedad para realizar un archivo sobre la pandemia, invitándolos a grabar videos, crear obras de arte y contar sus testimonios, con el objetivo de preservar lecciones del pasado y dejar un legado.

El museo abrió nuevamente sus puertas el 15 de octubre. "Es importante que sus hijos vengan a conocer parte de nuestra historia y cultura, en momentos de crisis la cultura es más importante que nunca del país", finaliza Henríquez.

Tags:

  • MUPI
  • Museo de la Palabra y la Imagen
  • Carlos Henríquez Consalvi
  • cultura
  • Salvador Salazar Arrue
  • Roque Dalton
  • memoria histórica
  • museo
  • covid-19
  • pandemia

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines